La diatermia tecarterapia proporciona la transferencia de una energía (corriente eléctrica) a una frecuencia determinada que consigue movilizar los iones intra y extracelulares. Esto provoca un aumento de la permeabilidad de la membrana e incrementa el metabolismo celular.

Son muchos los efectos fisiológicos de la diatermia tecarterapia que los fisioterapeutas pueden conseguir con este tratamiento para sus pacientes. Lograr unos u otros va a depender de la intensidad con que se aplique.

efectos de la diatermia

Diatermia tecarterapia de baja intensidad

Trabajando a baja potencia la tecarterapia consigue la bioestimulación celular, totalmente eléctrica, no térmica. Por eso, en estos casos hablamos de una aplicación atérmica o subtérmica. Además, la baja intensidad incrementa el metabolismo, la producción de ATP a nivel celular, acelera los procesos osmóticos de intercambio de fluidos y el equilibrio del potencial eléctrico celular (PEC).

Es recomendable trabajar a baja intensidad en patologías en fase aguda, en lesiones con inflamación, edema, hematomas postraumáticos o situaciones postquirúrgicas en las que, temporalmente, no es momento de aplicar calor ni de realizar demasiado trabajo sobre la zona. En estos casos lo que se busca con la tecarterapia es un efecto analgésico, antiinflamatorio o de reducción-reabsorción de edemas.

Diatermia tecarterapia de intensidad media

A media potencia la tecarterapia empieza a generar un flujo eléctrico mucho más intenso y comienzan a apreciarse cambios en el incremento de la temperatura interna.

Al aumentar la temperatura interna del tejido se desencadenan mecanismos termorreguladores naturales del organismo (vasodilatación). Ese aumento en el flujo sanguíneo conlleva un incremento en la oxigenación del tejido, algo muy útil desde el punto de vista clínico para acelerar los procesos de cicatrización o de reparación tisular o para equilibrar o recuperar las hipertonías musculares. El uso de tecarterapia a intensidad media es recomendable para el tratamiento de lesiones en fases subagudas.

Diatermia tecarterapia de alta intensidad

Cuando se aplica una potencia muy alta se provoca una situación de hipertermia con una sensación muy intensa de aumento de temperatura. Dicha hipertermia ayuda a reducir las situaciones fibróticas, mejorando y reduciendo la rigidez, por ejemplo, a nivel articular.  Se recomienda usar la tecarterapia a alta intensidad en patologías crónicas y degenerativas como la artrosis.

Sensación térmica

La intensidad de la diatermia siempre va relacionada con una escala de sensación térmica por parte del paciente. Una escala subjetiva que va de cero (el mínimo) a cinco (el máximo tolerado por el paciente). Las sensaciones térmicas que oscilan entre el cero y el uno se encuadran en la baja potencia (fase aguda). Las que están entre el dos y el tres se sitúan en la potencia media (fase subaguda). Y las sensaciones térmicas de un valor entre cuatro y cinco, son para el trabajo en alta potencia en hipertermia (fases crónicas).

* Todos estos contenidos fueron desarrollados por nuestro formador en diatermia, Juan Carlos Guerrero, en un webinar impartido en nuestra aula online. Puedes ver el webinar completo pinchando aquí.